Un informe de 400 páginas de una agencia de detectives ‘acabó’ con Díaz Ferrán

Un voluminoso informe de más de 400 páginas descubre al milimetro las desgracias de Gerardo Díaz Ferrán. El dossier, realizado por Crossword, una agencia de detectives de Barcelona, llegó a los juzgados hace dos años como soporte documental de la primera causa judicial contra el expresidente de CEOE, en el que se detalla con todo lujo de detalles la trama empresarial que el patrono de patronos había tejido a su alrededor, los bancos con los que trabajaba y las propiedades que tenía repartidas por toda España, desde Madrid hasta Mallorca, pasando por Marbella, Cataluña, Canarias o la Comunidad Valenciana. Antonio Hernández, director general de la agencia, contactado ayer por El Confidencial, declinó realizar ningún comentario al respecto.

Sin embargo, a partir de los datos aportados en 2010, cuando varios proveedores de Marsans solicitaron la causa de insolvencia, el magistrado procedió a realizar una investigación más exhaustiva, incorporando las cuentas en paraísos fiscales que tenía Díaz Ferrán. El informe ya alertaba de la preocupante salida de dinero de Viajes Marsans. También establecía una cronología de las operaciones de Gerardo Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, desde el cese de actividad de Air Comet el 21 de diciembre de 2009.

Los investigadores descubrieron una cantidad ingente de casas, apartamentos, locales, terrenos rústicos y complejos hoteleros propiedad de Díaz Ferrán. Incluso llegaron a fotografiar su barco, el Leuqar (nombre de su esposa leído al revés). El yate estaba atracado en el Puerto de Alicante, donde el empresario también había comprado un amarre de 30 metros en el año 2002. Díaz Ferrán manejaba cuentas, ya fuese personalmente o a través de empresas que él controlaba, en 32 entidades bancarias, entre ellas HSBC, Calyon, HSH Nordbank, Abbey National Bank SAE o JP Morgan.

“Al parecer, los bancos que negociaban con Gerardo Díaz Ferrán la refinanciación de una deuda de 120 millones de euros recibieron un informe de due dilligence (radiografía de la sociedad) en diciembre de 2009 según el cual 238 millones de euros salieron de Viajes Marsans para otros negocios sin especificar. Posteriormente, responsables del grupo turístico Viajes Marsans justificaron los 238 millones de euros salidos de la caja de la empresa para otros negocios ajenos al grupo, principalmente dirigidos a Teinver, una sociedad patrimonial de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual Arias”, detalla el texto.

Los dos socios deciden vender “concesiones concretas del grupo de transportes Trapsa” en febrero de 2010 a Avanza, propiedad del fondo británico de capital riesgo Doughy Hanson. “La primera sociedad que se vende es Transporte de Cercanías”, añade el informe. Y la segunda, Autobuses Urbanos del Sur (Busurba). “Por la venta de estas dos sociedades y sus activos, Avanza desembolsa unos 70 millones de euros, importe que ambos empresarios destinan prácticamente en su totalidad a la banca, sobre todo a Banesto, que tenía las acciones pignoradas”.

El informe señala también que Viajes Marsans dejó de pagar el alquiler de su sede en noviembre de 2009 y el fondo inmobiliario alemán Union Investment presentó, por ello, una demanda reclamando unos 4 millones de euros. ”El fondo inmobiliario adquirió el edificio en diciembre de 2008 a través de una operación de sale & lease back que permitió a Viajes Marsans embolsarse 115 millones de euros por la venta y permanecer como arrendatario durante un periodo inicial de 8 años. El edificio, situado en el madrileño parque empresarial de Campo de las Naciones, cuenta con una superficie de más de 21.000 metros cuadrados que, según las consultoras inmobiliarias, podría comportar un alquiler superior a 600.000 euros mensuales”.

Utilizamos cookies técnicas para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando o presiona OK, consideramos que acepta su uso.OK Leer +