Capítulo I. Bloque 6: SER DETECTIVE PRIVADO EN VALENCIA, UNA PROFESIÓN DE RIESGO Ábaco detectives Valencia.

Logré entregar los tres informes antes de que Mario cerrase la tienda. Esta vez me sorprendió con una micro cámara oculta en unos pendientes difíciles de conjuntar. Ante mi cara de desagrado, se apresuró a probarla. La imagen sorprendía por la claridad y calidad. Decidí invertir y Tánger era un buen lugar para probarla. Lo difícil iba a ser vestirse en concordancia con los pendientes. Mario, sin duda alguna, era uno de los principales recursos para un detective privado en Valencia. Vivir en el mismo lugar en que se encuentra mi oficina, no es una de las mejores ideas. Especialmente cuando ya se ha tenido la visita de uno de esos clientes “especiales”.

Cuando me acercaba al portal de mi oficina vivienda, encontré a un tipo pulsando insistentemente el timbre de Ábaco Detectives. Sin cita previa no suelo atender a nadie, pero no estaba dispuesta a soportar el timbre sonando mientras comía. Tenía dos opciones, pero comer fuera no era lo que más me apetecía y después de despedirlo podría ganar media hora de sueño en previsión del madrugón. Me presenté y detuve su castigo al timbre. Cuando un cliente comienza a contarme que le espían, le escuchan y le persiguen, solo responden a una de las cuatro preguntas esenciales en un proceso de investigación: el qué. El cómo suele ser difícil de averiguar, pero las dos preguntas que nunca desvela la historia son quién y porqué. Cuando me responden a esas dos preguntas todo se vuelve claro como el agua, y es entonces cuando actúo. O bien les despido con la mayor amabilidad, o bien les pido que me vuelvan a contar la historia para decidir si acepto o no el trabajo.

Escuché la historia hasta tres veces, aquel tipo tenía un problema real, así me lo pareció. Existen verdaderos actores paranoicos, quizá acostumbrados a que nadie los crea. Quedé en facilitarle los servicios de un profesional y lo despedí con el pensamiento de llamar a “M”.Aquello volvió a recordarme a María. Intentaba comprender el calvario que debían estar pasando su hermana y su sobrina, a las que conocí durante un viaje a Barcelona por motivos de trabajo. Las emisiones de treinta segundos de los telediarios daban una imagen bastante deprimente de la situación en la que se encontraba María, y me hacían consciente de lo que mienten los medios. Yo conocía a María y su situación personal y laboral, y aquellas afirmaciones pisoteaban, no solo la realidad, sino a todo el que conociera a María.

Los detectives privados somos una figura incómoda para ciertos poderes, cada vez más preocupados por ello. Y ser detective privado en Valencia, se había convertido en profesión de riesgo. Quizá influya el hecho de que somos la rama de investigación al margen del control estatal. Unas semanas después se haría evidente la intención: cambiar la ley de seguridad privada, el método resultaba abyecto.

Mario me había comentado algo respecto a un programa que emitían aquella noche, por lo visto se trataba de uno de esos realitys acerca de las verdades ocultas descubiertas por algún gabinete de periodistas de investigación de pantalla. Alguien les encarga investigar a ciertos detectives, quizá de forma aleatoria, quizá no. La cámara oculta empuñada por un medio comercial a sueldo para crear opinión, un método poco arriesgado y muy lúdico. Conseguir audiencia con sensacionalismo además de dirigir las miradas de la masa, resulta una idea demasiado jugosa para dejarla pasar.

Mientras se me hinchaba la vena pensando esto, Carla abría la puerta y aparecía con el gesto congelado. Había discutido con su novio, con el que vivía en un pequeño apartamento de una finca de mediados del siglo pasado. Axel (su madre lo había bautizado así en honor a Axel Rose, lo cual me daba una idea del genoma transferido), era uno de esos paranoicos de signo distinto. El trabajo de Carla fue el súmmum de la vida de Axel. Como si el hecho de conocer a alguien que analiza datos en una agencia de detective privado en Valencia, justificase su dedicación a teorías de la conspiración.

Utilizamos cookies técnicas para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando o presiona OK, consideramos que acepta su uso.OK Leer +